Cenáculo de Adoración del Fuego de Ars

Con los Cenáculos de Adoración, de acuerdo a lo sugerido por la Congregación para el Clero, el Fuego de Ars se propone elevar a Dios una oración de adoración, agradecimiento, alabanza, petición y reparación con el fin de suscitar santas vocaciones al estado sacerdotal y renovar el compromiso a acompañar espiritualmente a quienes ya han sido llamados al sacerdocio ministerial.

Diapositiva15

Los Cenáculos de Adoración del Fuego de Ars siguen el siguiente esquema de oración.

EXPOSICION DEL SANTÍSIMO

Se puede también orar con el Sagrario cerrado en el caso de que no se cuente con la presencia de un ministro que pueda exponer la Eucaristía.

Canto breve u oración de alabanza

INVOCACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

Credo

LETANÍAS AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.
Jesucristo óyenos. Jesucristo óyenos.
Jesucristo, escúchanos. Jesucristo, escúchanos.

Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Trinidad Santa, que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros.

Corazón de Jesús, Hijo del Padre Eterno, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, formado en el seno de la Virgen Madre por el Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, al Verbo de Dios substancialmente unido, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, de majestad infinita, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Templo santo de Dios, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Tabernáculo del Altísimo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Casa de Dios y puerta del cielo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Horno ardiente de caridad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Santuario de justicia y de amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Abismo de todas las virtudes, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, digno de toda alabanza, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en que están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en que mora toda la plenitud de la divinidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en que el Padre se agradó, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos nosotros hemos recibido, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, deseo de los eternos collados, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, paciente y muy misericordioso, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, liberal con todos los que te invocan, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, fuente de vida y de santidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, colmado de oprobios, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, desgarrado por nuestros pecados, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, con lanza traspasado, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, víctima por nuestros pecados, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, salvación de los que en Ti esperan, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, esperanza de los que en Ti mueren, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, delicias de todos los Santos, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: ten piedad de nosotros.

Jesús manso y humilde de corazón. Haz nuestro corazón semejante al tuyo.

1 Pater, 1 Ave e 1 Gloria según las intenciones del  Santo Padre.

Oremos
Oh Dios todopoderoso y eterno, mira el Corazón de tu amantísimo Hijo y las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te tributa; y concede aplacado el perdón a éstos que piden tu misericordia en el nombre de tu mismo Hijo Jesucristo. Quien contigo vive y reina en los siglos de los siglos. Amén.

SAGRADO SILENCIO

Delante de Jesús, presente en el Santísimo Sacramento, adoramos y damos gracias a la Santa Trinidad por el don del ministerio sacerdotal y oramos en silencio por la santidad del Papa, los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas y religiosos. Encomendamos  especialmente al “ahijado” que adoptamos y que hemos acompañado espiritualmente desde el último Cenáculo de Adoración del Fuego de Ars

INTERCESIONES

Después del silencio se presentan en voz alta las intenciones:

Señor Jesús, te presentamos al Santo Padre – Te lo presentamos Señor
Señor Jesús, te presentamos a Benedicto XVI – Te lo presentamos Señor
Señor Jesús, te presentamos nuestro obispo (nombre) – Te lo presentamos Señor
Señor Jesús, te presentamos nuestro párroco (nombre) – Te lo presentamos Señor
Señor Jesús, te presentamos Todos los sacerdotes de nuestra comunidad (nombres) – Te lo presentamos Señor
Te presentamos nuestros sacerdotes ancianos …
Te presentamos nuestros sacerdotes enfermos…
Te presentamos nuestros sacerdotes en la tentación…
Te presentamos nuestros sacerdotes calumniados…
etc,

Se presenta de la misma manera a los seminaristas, diáconos y religiosos.

ADOPCIONES ESPIRITUALES

Cada uno de los participantes toma una hojita con la oración por un ahijado (para mayores detalles consultar la página “cómo adoptar“) y se reza en voz alta la oración por los sacerdotes de Santa Teresita del Niño Jesús:

ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

Oh Jesús que has instituido el sacerdocio
para continuar en la tierra la obra divina de salvar a las almas,
protege a tus sacerdotes en el refugio de Tu Sagrado Corazón.

Guarda sin mancha sus manos consagradas,
que a diario tocan Tu Sagrado Cuerpo,
y conserva puros sus labios
teñidos con Tu Preciosa Sangre.

Haz que se preserven puros sus corazones,
marcados con el sello sublime del sacerdocio,
y no permitas que el espíritu del mundo los contamine.

Aumenta el número de tus apóstoles,
y que tu Santo Amor los proteja de todo peligro.

Bendice sus trabajos y fatigas,
y que como fruto de su apostolado
obtenga la salvación de muchas almas,
que sean su consuelo aquí en la tierra
y su corona eterna en el cielo.
Amén

San Miguel Arcángel, ¡protégelos!

ORACIONES CONCLUSIVAS

RESERVA DEL SANTÍSIMO

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN

Se concluye con un Ave Maria o un Salve Regina (puede también ser un canto a la Virgen), para confiarle a María, la Madre del Sumo y Eterno Sacerdote, todos los ahijados, padrinos y madrinas del Fuego de Ars.

Anuncios